Make your own free website on Tripod.com
XII El Remanente Y Su Misión
Creencias de los Adventistas del Séptimo Día

Home

I La Santa Biblia | II La Trinidad | III Dios El Padre | IV Dios El Hijo | V Dios El Espíritu Santo | VI La Creación | VII La Naturaleza del Hombre | VIII El Conflicto entre el Bien y el Mal | IX La Vida, Muerte y Resurrección de Cristo | X La Experiencia de la Salvación | XI La Iglesia | XII El Remanente Y Su Misión | XIII La Unidad En El Cuerpo De Cristo | XIV El Bautismo | XV La Cena del Señor | XVI Dones Y Ministerios Espirituales | XVII El Don De Profecía | XVIII La Permanente Ley De Dios | XIX Sábado: El Día Del Séñor | XX Mayordomía: La Sabia Administración De La Vida | XXI La Conducta Cristiana | XXII El Matrimonio Y la Familia | XXIII El Ministerio De Cristo En El Santuario Celestial | XXIV La Segunda Venida De Cristo | XXV La Muerte Y La Resurrección | XVI El Milenio Y El Fin Del Pecado | XVII La Tierra Nueva

12 El Remanente Y Su Misión

Los Adventistas del 7º Día creen que La iglesia universal está compuesta de todos los que creen verdaderamente en Cristo, pero en los últimos días, que son una época de extensa apostasía, hay un remanente que ha sido llamado para guardar los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. Este remanente anuncia la llegada de la hora del juicio, proclama salvación por medio de Cristo, y levanta su voz para anunciar la proximidad de su segundo advenimiento. Esta proclamación está simbolizada por los tres ángeles de Apocalipsis 14; coincide con la obra de juicio en el cielo y resulta en una obra de arrepentimiento y reforma en la tierra. A todo creyente se lo llama para que tenga una parte individual en el testimonio mundial de la iglesia.

Satanás en su guerra contra Jesús, usó como su instrumento al Imperio Romano. Apoc.12:1-17
-En la cruz Cristo derrotó a Satanás. Refiriéndose a la crucifixión, Cristo dijo: Jn.12:31
-La expulsión de Satanás del cielo restringió su actividad. Ya no podría el diablo acusar al pueblo de Dios ante los seres celestiales.
-Al fin de esta experiencia en el desierto, el pueblo de Dios emerge en respuesta a las señales del pronto retorno de Cristo. Juan lo identifica como Apoc.12: 17

La Gran Apostasía:
La persecución de la iglesia cristiana fue provocada en primer lugar por la Roma pagana, y luego por una gran apostasía dentro de sus propias filas. Esta apostasía no vino por sorpresa, puesto que Juan, Pablo y el mismo Señor Jesús lo predijeron (Mat.24: 4,21-24,29,32,33; Hech.20:29,30)
-La apostasía debía ocurrir antes del retorno de Cristo. 2Tes.2:3,4,9,10; 1Jn.4:1-3
El Surgimiento del Hombre de Pecado: Al dejar la iglesia su primer amor (Apoc.2: 4), abandonó su pureza doctrinal, sus elevadas normas de conducta personal y el invisible vínculo de unidad que proveía el Espíritu Santo. En el culto, el formalismo reemplazó a la sencillez. La popularidad y el poder personal pasaron a determinar con creciente influencia la elección de dirigentes, los cuales primero asumieron autoridad cada vez mayor dentro de la iglesia local, y luego procuraron extenderla sobre las iglesias vecinas.
La administración de la iglesia local bajo la conducción del Espíritu Santo, eventualmente se transformó en autoritarismo eclesiástico a manos de un solo oficial, el obispo, al cual cada miembro de iglesia se hallaba personalmente sujeto, y únicamente a través del cual tenía acceso a la salvación. De entonces en adelante, los dirigentes pensaron solo en gobernar la iglesia en vez de servirla, y el mayor ya no era una que se consideraba siervo de todos. De este modo se desarrolló gradualmente el concepto de una jerarquía eclesiástica que se interpuso entre el individuo y su Dios.
A medida que se erosionaba la importancia del individuo y de la iglesia local, el obispo de Roma surgió como el poder supremo de la cristiandad. Con el apoyo del emperador, este obispo o Papa fue reconocido como la cabeza visible de la iglesia universal, y pasó a estar investido de suprema autoridad sobre todos los dirigentes eclesiásticos del mundo.
Bajo la conducción del papado, la iglesia cristiana se hundió cada vez más en la apostasía. La popularidad creciente de la iglesia aceleró su descenso. Las normas rebajadas hicieron que los inconversos se sintieran confortables en la iglesia. Multitud di individuos que comprendían muy poco del verdadero cristianismo, se unieron a la iglesia solo de nombre, llevando consigo sus doctrinas paganas, sus imágenes, sus modalidades de culto, celebraciones y fiestas.
Esos compromisos entre el paganismo y el cristianismo llevaron a la formación del hombre de pecado, un sistema gigantesco de religión falsa, una mezcla de verdad y error. La profecía de 2Tesalonicenses 2 no condena a los individuos, sino que expone el sistema religioso responsable de la gran apostasía. Dentro de este sistema, sin embargo, hay muchos creyentes que pertenecen a la iglesia universal de Dios, porque viven según toda la luz que tienen.
La Iglesia Sufriente: Junto con el descenso de la espiritualidad, la iglesia de Roma desarrolló un perfil más secular, con vínculos más estrenos al gobierno imperial. La iglesia y el estado se unieron en una alianza profana.
En su obra clásica titulada La Ciudad de Dios, Agustín, uno de los padres más influyentes de la Iglesia, estableció el ideal católico de una iglesia universal en control de un estado universal. El pensamiento de Agustín estableció el fundamento de la teología medieval del papado.
En el año 533 D.C., en una carta incorporada en el Código de Justiniano, el emperador Justiniano declaró que el obispo de Roma era la cabeza de todas las iglesias. También reconoció la influencia del papa en la eliminación de los herejes.
Cuando Belisario, general de Justiniano, liberó a Roma en el año 538D.C. el obispo de Roma se vio libre del control de los Ostrogodos, cuyo arrianismo había resultado en la restricción de la iglesia católica en desarrollo. Ahora el obispo podría ejercer las prerrogativas que le había concedido el decreto de Justiniano, en el año 533d.c; ahora podría aumentar la autoridad de la Santa Sede. Así comenzaron los 1260 años de persecución que se había predicho. (Dan.7: 25; Apoc.12: 6,14; 13:5-7.
El mundo cristiano se convirtió en un campo de batalla. Muchos fueron aprisionados o ejecutados en el nombre de Dios. Durante los 1260 años de persecución, millones de fieles creyentes experimentaron grandes sufrimientos y muchos debieron sellar con la muerte su lealtad a Cristo.
Mucho antes de la Reforma, diversas voces dentro de la Iglesia Católica protestaron contra el despiadado asesinato de sus oponentes, sus pretensiones arrogantes y su corrupción desmoralizadora. La negativa de la iglesia a reformarse provocó el nacimiento de la Reforma Protestante del siglo XVI.
Finalmente 1260 años después del año 538 D.C. la Iglesia Católica romana recibió una herida mortal (Apoc.13:3). Las victorias espectaculares de los ejércitos de Napoleón en Italia, colocaron al papa a la merced del gobierno revolucionario francés, el cual consideraba que la religión romana era el enemigo irreconciliable de la República. El gobierno francés ordenó a Napoleón que tomara preso al Papa. Bajo sus órdenes el general Berthier entró el Roma y proclamó el fin del poder político del papado. Tomando cautivo al Papa, Berthier lo llevó consigo a Francia, en donde murió en el exilio.

La Reforma
Entre los principales factores que causaron el clamor del pueblo se hallan las doctrinas sin base bíblica cuyo fundamente es la tradición, la persecución enconada de los disidentes, la corrupción y la decadencia espiritual manifestada en gran número de los miembros del clero.
Puntos Doctrinales:
1. La cabeza de la iglesia en el mundo es el vicario de Cristo.
2. La infalibilidad de la iglesia y su cabeza.
3. El oscurecimiento del ministerio mediador de Cristo como sumo sacerdote.
4. La naturaleza meritoria de las buenas obras.
5. La doctrina de las penitencias e indulgencias.
6. La autoridad máxima reside en la iglesia: La iglesia argüía que existen dos fuentes de autoridad divina: (1) Las Sagradas Escrituras y (2) la tradición católica.
El Amanecer de un Nuevo Día: En el siglo XIV, Juan Wiclef llamó a una reforma de la iglesia, no solo en Inglaterra sino también en toda la cristiandad. Proveyó la primera traducción del texto completo de las Escrituras al inglés. Sus enseñanzas de salvación únicamente por fe en Cristo, y de que solo las Escrituras eran infalibles, establecieron el fundamento de la Reforma Protestante. Fue llamado La estrella matutina de la Reforma. Sus escritos tocaron el alma de Hus, Jerónimo, Lutero y otros.
Martín Lutero, fue probablemente la personalidad más poderosa de la Reforma. Más que ningún otro hombre guió al pueblo de vuelta a las Escrituras. La Reforma desenterró verdades largamente olvidadas. Se redescubrió la justificación por la fe, el gran principio del evangelio, así como un nuevo aprecio por el sacrificio expiatorio de Jesucristo. Muchas enseñanzas que no eran bíblicas, como las oraciones por los muertos, la veneración de los santos y las reliquias, la celebración de la misa, la adoración de María, el purgatorio, las penitencias, el agua bendita, el celibato de los sacerdotes, el rosario, la Inquisición, la transubstanciación, la extremaunción, y la dependencia de la tradición, fueron repudiadas y abandonadas.
Los reformadores protestantes se hallaban casi unánimes en la identificación del sistema papal como el hombre de pecado, el misterio de iniquidad, y el cuerno pequeño de Daniel.
La Reforma se Estanca: La reforma de la iglesia cristiana no debía haber terminado en el siglo XVI. Los reformadores habían logrado grandes avances, pero no habían vuelto a descubrir toda la luz que se había perdido durante la apostasía. En vez de hacer avanzar la reforma, sus sucesores se dedicaron a consolidar sus logros. En vez de enfocar su atención en las Escrituras, la dirigieron a las palabras y opiniones de los reformadores.
Brotaron las controversias. Nunca hubo una época en la cual los seres humanos estuviesen tan ocupados en descubrir los errores unos de otros, o en la cual se llamasen unos a otros usando tantos términos de oprobio. De este modo las buenas nuevas se convirtieron en una guerra de palabras. La Escritura ya no habla al corazón sino al intelecto crítico. Los dogmas eran ortodoxos, pero la espiritualidad se extinguió. La teología triunfó, pero el amor fue apagado.

El Remanente: Apocalipsis 12:17
¿Qué es el Remanente? La Biblia describe al remanente como un pequeño grupo del pueblo de Dios que, a través de las calamidades, guerras y apostasía, permanecen leales a Dios. Este remanente fiel proveyó la semilla que Dios usó para propagar su iglesia visible en el mundo (2Crón.30:6; Esd.9:14; Isa.10:20-22; Jer.42:2; Eze.42:8; 14:22. Apoc.12:17
Las Características del Remanente: Juan describe a este grupo en términos específicos. Aparecen después de los 1260 años de persecución, y se componen de los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. Apoc.12:17. tienen la responsabilidad de proclamar, justo antes de la segunda venida de Cristo, la última amonestación que Dios envía al mundo, es decir, los mensajes de los 3 ángeles de Apocalipsis 14:6-12. Estos mensajes contienen en sí mismos una descripción del remanente. Son los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús Apoc.14:12.
1. La fe de Jesús: Se caracteriza por una fe similar a la que poseía Jesús. Refleja la misma confianza inquebrantable que tenía el Salvador en Dios y la autoridad de la Escritura. Su fe abarca todas las verdades de la Biblia, las que Cristo creyó y enseñó
2. Los Mandamientos de Dios: 1Jn.2:1. Por cuanto Jesús guardó los mandamientos de su Padre, ellos también obedecen los mandamientos de Dios (Jn.15:10); Mat.7:21; Gracias al poder que Cristo les concede, obedecen los requerimientos divinos, incluyendo los Diez Mandamientos, la invariable ley moral de Dios Exo.20:1-17; Mat.5:17-19; 19:17.
3. El Testimonio de Jesús: Juan define el testimonio de Jesús como el espíritu de profecía (Apoc.19:10). El remanente estará guiado por el testimonio de Jesús comunicado por medio del don de profecía.
Este don del Espíritu había de funcionar continuamente a través de toda la historia de la iglesia. (Efe.4:13) es, por lo tanto, una de las principales características del remanente.
Esta conducción profética hace que el remanente sea un pueblo profético. Comprenden la profecía y la enseñan.
El Surgimiento del Remanente de los Últimos Días: La Biblia indica que el remanente aparece en la escena mundial después del tiempo de la gran persecución. (Apoc.12:14-17). El cumplimiento de las profecías bíblicas durante la segunda mitad del siglo XVIII y la primera mitad del XIX, produjo un poderoso movimiento interconfesional centrado en la esperanza del Segundo Advenimiento. En cada iglesia se podía hallar creyentes en el inminente regreso de Cristo, orando, trabajando y anticipando la culminación de la obra.
El movimiento adventista constituyó un fenómeno verdaderamente bíblico e interconfesional, centrado en la palabra de Dios y la esperanza del advenimiento.
Mientras más estudiaban la Biblia, los creyentes se sentían más convencidos de que Dios estaba llamando a un remanente para que continuase la Reforma de la iglesia cristiana que se había detenido. Su estudio de la Biblia revelaba que las pruebas y chascos a través de los cuales Dios los había dirigido, constituían una experiencia purificadora profundamente espiritual, que los unió para formar el remanente de Dios. Dios los había comisionado para continuar la Reforma que había traído tanto gozo y poder a la iglesia.

La Misión del Remanente:
Apoc.14:6-12 revela la proclamación del remanente que producirá la restauración completa y final de la verdad evangélica. Estos tres mensajes constituyen las respuestas de Dios ante el avasallador engaño satánico que arrastra al mundo poco antes del regreso de Cristo (Apoc.13:3,8; 14-16).
El mensaje del primer ángel: Apoc.14:6,7 El primer ángel simboliza el remanente de Dios que lleva el evangelio eterno a todo el mundo. Este evangelio es el mismo que el que dieron los profetas (Heb.4:2). El mensaje del primer ángel proclama el evangelio eterno y demanda la restauración del verdadero culto a Dios como creador, porque la hora del juicio ha llegado. Este mensaje llama al mundo al arrepentimiento. Requiere de todos que teman o reverencien a Dios, y que le den a él la gloria, u honor. (Jn.15:8; 1Cor.10:31)
En Apoc. 14:7, la palabra juicio es la traducción del término griego Krisis, el acto de juzgar, no la sentencia del juicio (Krima) (Mat.16:27; Rom.6:23; Apoc.22:12)
En forma providencial, la proclamación de este mensaje que llama la atención del mundo al Dios creador, comenzó en el momento de la historia cuando la filosofía evolucionista recibió un fuerte apoyo a través de la publicación de la obra El origen de las especies de Carlos Darwin (1859).
El mensaje del segundo ángel: Apoc.14:8 El segundo ángel advierte contra todas las formas de adoración que se originan en los conceptos humanos.
El mensaje del tercer ángel: Apoc.14:9-12 El tercer ángel proclama la amonestación más solemne de Dios contra el acto de adorar a la bestia y a su imagen, lo cual harán inevitablemente todos los que rechacen el evangelio de la justificación por la fe.
A la luz de la pronta venida de Cristo y la necesidad de prepararse para encontrarse con él, el urgente y compasivo llamado de Dios resuena en el corazón de cada uno de nosotros (Apoc.18:4,5)

Introduzca el contenido de soporte