XXIV La Segunda Venida De Cristo
Creencias de los Adventistas del Séptimo Día

Home

I La Santa Biblia | II La Trinidad | III Dios El Padre | IV Dios El Hijo | V Dios El Espíritu Santo | VI La Creación | VII La Naturaleza del Hombre | VIII El Conflicto entre el Bien y el Mal | IX La Vida, Muerte y Resurrección de Cristo | X La Experiencia de la Salvación | XI La Iglesia | XII El Remanente Y Su Misión | XIII La Unidad En El Cuerpo De Cristo | XIV El Bautismo | XV La Cena del Señor | XVI Dones Y Ministerios Espirituales | XVII El Don De Profecía | XVIII La Permanente Ley De Dios | XIX Sábado: El Día Del Séñor | XX Mayordomía: La Sabia Administración De La Vida | XXI La Conducta Cristiana | XXII El Matrimonio Y la Familia | XXIII El Ministerio De Cristo En El Santuario Celestial | XXIV La Segunda Venida De Cristo | XXV La Muerte Y La Resurrección | XVI El Milenio Y El Fin Del Pecado | XVII La Tierra Nueva

24 La Segunda Venida De Cristo

Los Adventistas del Séptimo Día creen que la segunda venida de Cristo es la bendita esperanza de la Iglesia, la gran culminación del Evangelio. La venida del Salvador será literal, personal, visible y mundial. Cuando él regrese, los muertos justos resucitarán, y junto con los justos vivos serán glorificados y llevados al cielo, pero los injustos morirán. El cumplimiento casi completo de todos los lineamientos proféticos, junto con la condición actual del mundo, indica que la venida de Cristo es inminente. El tiempo de ese acontecimiento no ha sido revelado, y por lo tanto se nos exhorta a estar siempre listos.

Apoc.22:20.
La Certeza del Retorno de Jesús
Tito 2:13; Heb.9:28 Todos los que aman a Jesús esperan con ansiedad el día cuando podrán verle cara a cara, juntamente con el Padre, el Espíritu Santo y los ángeles.
El testimonio de Escritura: La certidumbre de la segunda venida está arraigada en la confiabilidad de la Escritura. Jn.14:3; Judas 14:15; Sal.50:3-5.
La garantía que provee el primer advenimiento: El segundo advenimiento está íntimamente ligado con la primera venida de Cristo. Col.2:15; Heb.9:26,28.
El ministerio celestial de Cristo: La revelación de Cristo a Juan deja en claro que el santuario celestial es el centro del plan de salvación (Apoc.1:12,13; 3:12; 4:1-5; 5:8; 7:15; 8:3; 11:1,19; 14:15,17; 15:5,6,8; 16:1,17)

La Manera en que Cristo Volverá
Mateo 24:23,24
Una venida personal y literal: Hech.1:11 Jesús vendrá en forma personal, de carne y hueso, no una entidad viviente (Luc.24:36-43). Será tan literal y personal como su ascensión.
Un retorno visible: Su venida no será una experiencia interior, invisible, sino un encuentro real con una persona visible (Mat.24:27; Apoc.1:7; Mat.24:30)
Un retorno audible: 1Tes.4:16; Mat.24:31.
Un retorno glorioso: Cuando Cristo vuelve, lo hace en calidad de conquistador, con poder (Mat.16:27; Apoc.19:11-16)
Un retorno repentino, inesperado: 1Tes.5:2-6; Mat.24:38,39,43.
Un acontecimiento cataclísmico: Dan.2:32-35; 7:14, Apoc.11.15; Mat.25:31-34; Dan.2:44 La Segunda Venida es un acontecimiento que sacudirá al mundo.

El Segundo Advenimiento y la Raza Humana
La segunda venida afectará a las dos grandes divisiones de la humanidad: los que lo han aceptado junto con la salvación que trae, y los que se hayan apartado de él.
La reunión de los elegidos: Mat.24:31; 25:32-34; Mar.13-27; Jn.14:3
1. La resurrección de los muertos en Cristo: 1Cor.15:52,53; 1Tes.4:16; 1Cor.15:55. Los que surgen de la resurrección no son los cuerpos enfermos y desgastados que bajaron a la tumba, sino cuerpos nuevos, inmortales y perfectos, sin las marcas del pecado que causó la desintegración.
2. La traslación de los creyentes vivos: 1Cor.15:53; 1Tes.4:17; Heb.11:39,40. Cuando Cristo vuelva, ningún grupo de creyentes precederá a los demás.
La muerte de los incrédulos: Apoc.6:16,17. En esta ocasión Dios destruirá a Babilonia (Apoc.18:8). Al jefe de esta confederación el Señor lo destruirá (2Tes.2:8). Los poderes responsables de la imposición de la marca de la bestia serán lanzados al lago de fuego. El resto de los malvados son destruidos con la espada que sale de la boca del que montaba el caballo blanco (Apoc.19:20,21)

Las Señales del Cercano Regreso de Cristo
Señales en el mundo natural: Luc.21:25; Apoc.6:12 Todas estas señales marcarían el fin de los 1260 años de persecución.
1. El testimonio de la tierra: Terremoto de Lisboa (1 de noviembre de 1755) sus efectos fueron observados en Europa, Africa y los Estados Unidos, abarcando un área de cuatro millones de millas cuadradas. Así como los efectos físicos del terremoto fueron poderosos, también su impacto sobre el pensamiento de la época, fue igualmente significativo.
2. El testimonio del sol y la luna: El oscurecimiento del sol y la luna que debía seguir a la gran tribulación, los 1260 años de persecución (Mat.24:29). Esto sucedió el 19 de mayo de 1780. acerca de este hecho se escribió mucho: En muchos hogares se encendieron velas; los pájaros quedaron en silencio y desaparecieron, y las aves se retiraron a sus gallinero... prevalecía la opinión generalizada de que el día el juicio estaba a las puertas. la oscuridad de acercó desde el suroeste con las nubes, entre las diez y las once de la mañana, y continuó hasta mediados de la mañana siguiente.
Esa noche, la luna llena salió a las nueve, pero la oscuridad persistió hasta después de la medianoche. Cuando la luna se hizo visible, tenía la apariencia de sangre.
3. El testimonio de las estrellas: Apoc.6:13; Mat.24:29. La gran lluvia de meteoros del 13 de noviembre de 1833 el más extenso despliegue de meteoritos que se registre- cumplió esta profecía. Se ha calculado que era posible observar un promedio de unos 60,000 estrellas fugaces por hora. El fenómeno fue visto desde Canadá hasta México y desde el Atlántico central hasta el Pacífico. Muchos cristianos los reconocieron como el cumplimiento de la profecía bíblica. (Luc.21:28-31)
Señales en el mundo religioso:
1. Un gran despertar religioso: Apoc.14:6,7. el evangelio eterno ha sido predicado en todas las edades. Pero este mensaje, que hace énfasis en el aspecto del juicio que comprende el evangelio, sólo puede ser proclamado en el tiempo del fin, ya que amonesta en cuanto a que la hora de su juicio ha llegado. Dan.12:4 al fin de los 1260 años, muchos emprendieron el estudio de las profecías, concernientes a la segunda venida. La naturaleza mundial del movimiento adventista es una de las señales más claras de que el regreso de Cristo es cercano.
2. La predicación del evangelio: Hech.17:31; Mat.24:14; 2Ped.3:12. La predicación del evangelio hoy en día está llevándose a cabo haciendo uso de todos los medios que la ciencia ha puesto a nuestra disposición, y de esta forma el evangelio está llegando a todos los rincones de la tierra.
3. Decadencia religiosa: 2Tim.3:1-5; Mat.24:12
4. Resurgimiento del papado: Después de haber sido herido gravemente al fin de los 1260 años, el papado resurgiría (Apoc.13:3). La profecía habla de que esta herida sanaría y que el mundo entero iría tras la bestia (Apoc.13:4-9; 2Tim.2:9).
5. Disminución de la libertad religiosa: El reavivamiento del papado afectará en forma dramática a la cristiandad. (Apoc.14:6-12; 13:15,17)
Aumento de la maldad:
1. Aumento mundial del crimen: La falta de respeto a la ley de Dios que se advierte en gran parte del la cristiandad a contribuido al desprecio de la ley y el orden por parte de la sociedad moderna.
2. La revolución sexual: La falta de respeto por la ley de Dios ha contribuido a quebrantar las restricciones de la modestia y la pureza, lo cual ha resultado en una inundación de inmoralidad. En nuestros días se idoliza y se promueve el sexo por medio de filmes, televisión, videos, canciones, revistas y avisos. La revolución sexual ha dado como resultado el aumento alarmante de divorcio, aberraciones como los llamados matrimonios abiertos o el intercambio de cónyuges, las violaciones, abortos, homosexualidad, lesbianismo, enfermedades venéreas, el SIDA entre otros.
Guerras y calamidades: Luc.21:10,11; Mar.13:7,8; Mat.24:7.
1. Guerras
2. Desastres naturales.
3. Hambres.

Estemos Listos en Todo Tiempo
Mateo 24:26 Por cuanto nadie sabe el momento exacto de la segunda venida de Cristo, como cristianos sinceros debemos estar en todo momento preparados aguardando su retorno, debiéramos vivir como si hoy, en estos momentos ya viene el Señor. Las parábolas y enseñanzas diversas dadas por el Señor debieran ser una amonestación continua para nuestras vidas. (Mat.25:1-13; Apoc.7:1-3; Mat.7:22,23; Apoc.19:9; Isa.25.9)


Introduzca el contenido de soporte